Rfid tag

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una de las tecnologías de mayor crecimiento y beneficios que pueden adoptar las empresas actualmente. La adopción de la tecnología de captura automática de datos (ADC) ha experimentado recientemente un despegue espectacular gracias al establecimiento de estándares básicos, a las exigencias de los gobiernos y de los minoristas, al mejor desempeño tecnológico y a los menores costos de implementación. La tecnología RFID es de gran valor para muchos sectores productivos y apli- caciones. Sin embargo, las apreciaciones erróneas sobre lo que representa esta tecnología y lo que puede hacer generan obstáculos que desaniman a algunas empresas a sacar el máximo partido de ella.

“RFID” hace referencia a un tipo de tecnología de intercambio inalámbrico de datos. La lectura y grabación de los datos se realiza a partir de un chip conectado a una antena que recibe señales de radiofrecuencia desde un dispositivo de lectura y grabación (denominado normalmente lector, codificador o interrogador). El intercambio de datos se produce automáticamente, sin que ningún operador tenga que intervenir para activar la lectura de RFID.

La tecnología RFID ofrece una serie de ventajas importantes en comparación con otras formas de captura de datos:

• La RFID permite controlar y capturar datos en entornos inadecuados para los operarios, ya que la lectura de las etiquetas no requiere ningún trabajo.

• Esta tecnología permite realizar más de mil lecturas por segundo, ofreciendo una alta velocidad y una gran precisión.

• Los datos de un tag RFID (también conocido como tag) se pueden modificar repetidamente. • La tecnología RFID no necesita una línea directa de visión entre la etiqueta y el lector, lo que la hace adecuada para muchas aplicaciones en las que no se pueden utilizar códigos de barras.

• Miles de empresas de numerosos sectores productivos han explotado las ventajas de la identificación por radio- frecuencia para desarrollar operaciones que controlan procesos, facilitan datos precisos en tiempo real, realizan el seguimiento de bienes e inventarios y reducen los requisitos de mano de obra.

• La tecnología RFID se puede utilizar conjuntamente con sistemas de códigos de barras y redes inalámbricas.

CÓMO FUNCIONA LA TECNOLOGÍA RFID

Los sistemas RFID constan de etiquetas o tags, lectores y software para procesar los datos. Los tags suelen aplicarse a los artículos y a menudo forman parte de una etiqueta adhesiva de código de barras. Estos tags también se pueden incorporar en contenedores más duraderos, así como en tarjetas de identificación o pulseras. Los lectores pueden ser unidades autónomas (por ejemplo, destinados al control de una puerta de expedición o una banda transportadora), estar integrados en un terminal portátil para su uso en un montacargas o con la mano o incluso se pueden incorporar a impresoras de código de barras. El lector envía una señal de radio que es recibida por todos los tags presentes en el campo de radiofrecuencia sintonizado con dicha frecuencia. Los tags reciben la señal a través de sus antenas y responden transmitiendo los datos que almacenan. El tag puede almacenar muchos tipos de datos, como el número de serie, instrucciones de configuración, historial de actividad (por ejemplo, fecha del último mantenimiento, paso del tag por una ubicación concreta, etc.) o incluso la temperatura y otros datos proporcionados por los sensores. El dispositivo de lectura/ escritura recibe la señal del tag a través de su antena, la descodifica y transfiere los datos al sistema informático a través de una conexión de cable o inalámbrica.

 

Comparte contenidos